Vinculación y Apego

Desde las huellas tempranas, que dan forma a nuestra manera de relacionarnos y encarar el mundo, a nuestro Ser Esencial.

Este taller vivencial es una invitación a explorar cómo fue nuestro estilo personal de vinculación antes de que se formara nuestro neocórtex (cerebro racional). La nueva comprensión de la neurobiología interpersonal y el desarrollo de la inteligencia emocional y social a través de la sintonización y la resonancia son fundamentales.

Los términos  “vinculación y apego” se refieren a la profunda y perdurable conexión establecida entre un hijo y sus padres (o persona cuidadora significativa), según lo definen John Bowlby (1969) y Mary Ainsworth (1976). La forma en la que se establece esta conexión generará unas huellas (improntas) que determinarán la manera en que las personas aprendemos a relacionarnos. Una vinculación segura es uno de los cimientos para una vida plena. Es mediante ella que es posible establecer una relación, que es co-creada entre dos seres humanos para formar un círculo de amor, donde el cuerpo y el alma pueden descansar y sentirse cuidados.

La relación ya sea familiar, terapéutica o sistémica, es una parte esencial de nuestra vida. Ciertas improntas ancladas en nuestro sistema nervioso (especialmente en el cerebro límbico) condicionaron y siguen condicionando nuestra forma de vincularnos en el presente. Las más recientes investigaciones en el campo de la neurobiología y psicología pre-perinatal, del nacimiento y el apego, nos permiten esclarecer la relación entre nuestras vivencias tempranas y nuestro estilo de vinculación.

El ser humano, al igual que otros primates, necesita madurar en un vínculo interpersonal consistente y que responda en sintonía a sus necesidades. Como dice Schore (1991), el bebé es una “criatura subcortical … que carece de los medios necesarios para la modulación de la conducta, modulación que es llevada a cabo cuando se desarrollan los centros corticales”.

El proceso de vinculación segura puede alterarse por diferentes motivos entre los que se encuentran intervenciones al nacer ya sean químicas o mecánicas (anestesia, fórceps, ventosa, cesárea, atmósfera de tensión y estrés), violencia obstétrica, corte temprano del cordón y separación al nacer, patrones no saludables de vinculación del padre o la madre, estrés intra familiar, embarazos no deseados o por ausencia de apoyos y reflejos positivos.

“Lo más importante que un padre / madre puede hacer, si miramos a la investigación, es entenderse a sí mismo/a (…) estar abiertos a las propias sensaciones y las sensaciones de los hijos, es el mejor instrumento en la vinculación del niño.” Dr. Daniel Siegel.

Cuando llegamos a entender como adultos nuestros modelos tempranos de vinculación, en un entorno  saludable y con herramientas que faciliten la reconexión con los recursos inherentes, comenzamos a sanar las huellas tempranas que forman la estructura limitante del ego, y de esa manera empezamos a estar más en contacto con nuestro Ser auténtico que es la base que nos permite establecer relaciones satisfactorias en todos los ámbitos.

Este taller de 3 días de duración, está dedicado a explorar nuestras huellas tempranas desde la preconcepción (epigenética) hasta la edad de 2 años, que dan forma a nuestra manera de relacionarnos.  Exploraremos maneras de reparar las heridas de vinculación y las posibilidades de apoyar el desarrollo de nuevas vías neuronales que permitan cambios profundos en nuestro sistema nervioso desde un entorno seguro e integrador, para encarar el mundo desde nuestro ser esencial. A través de la conciencia corporal,  y ejercicios guiados, nos abriremos a recuperar la confianza básica, el amor y establecer lazos afectivos más profundos.

Dirigido a:

  • madres y padres o para quienes deseen serlo
  • practicantes y estudiantes de cualquier tipo de terapia
  • profesionales del cuidado de la salud y la educación
  • personas que quieren profundizar en su entendimiento de:
    • las relaciones terapéuticas
    • las huellas tempranas y estilos de vínculo y apego
    • una nueva forma de exploración personal

Objetivos:

  • Detectar las huellas provenientes del trauma
  • Mejorar la manera de relacionarte
  • Reparar tu estilo de vinculación
  • Potenciar el flujo de la Salud en tu organismo
  • Facilitar una comunicación clara y conexiones amorosas en tus relaciones personales y profesionales
  • Aumentar tu capacidad para mantenerte presente en el momento
  • Disfrutar de mayor libertad de elección
  • Apoyar tu trabajo como terapeuta con adultos, bebés o niños

Horarios: 

Viernes: 15 a 19.30h.
Sábado: 10 a 18 h.
Domingo: 10 a 14 h.

Valor:   $95.000

Cupo mínimo requerido de 8 personas y máximo de 16.

Ver agenda próximo taller