Aplicaciones

aplicaciones

 

 

“La salud es nuestro origen, nuestro patrimonio, nuestra esencia. La búsqueda de la salud se trata verdaderamente de volver a casa, a quién somos y lo que somos, es la perfección interior”

Michael Kern

La Terapia Biodinámica Craneosacral (TBCS), es un sistema de trabajo corporal muy sutil, no invasivo y delicado. Se origina en el campo de la Osteopatía Craneal, siendo en la actualidad una técnica de prevención, diagnóstico y tratamiento en si misma, estando en constante evolución.

Un aspecto fundamental del trabajo craneosacral biodinámico, es apoyar el cambio desde las condiciones presentes aunque sean las más desfavorables, hacia un estado de equilibrio dado por la matriz original de la Salud, inherente al ser humano.

Es seguro y apropiado para personas de todas las edades, beneficiando a:

recién nacidos, niños, adultos y ancianos, así como durante el embarazo y posparto, después de una operación, un accidente o en condiciones de fragilidad, a personas con cualquier patología física o emocional, indicado también para personas en proceso de búsqueda y crecimiento personal, así como acompañamiento en procesos  terminales.

Se aplica mediante toques suaves en diferentes partes del cuerpo, con el cliente vestido y acomodado sobre la camilla. Con bebés, algunas veces la sesión es necesario realizarla en brazos de los padres. Con niños más autónomos, la sesión discurre en muchas ocasiones entre juegos, dibujos, cuenta cuentos, idas y venidas, y siempre con el máximo respeto por su proceso vital.

La terapia tiene una gran variedad de aplicaciones clínicas ya que trata a la persona como una globalidad funcional, evidenciando que lo que parecen ser diferentes patologías, son esencialmente la consecuencia de un mismo desequilibrio. En una frase: ayuda en la autorregulación del sistema nervioso central mejorando el procesamiento sistémico y funcional. 

Trastornos que responden positivamente a ésta técnica, por nombrar algunos de ellos:

cefalea, migraña, dolor articular, ciática, lumbalgia, trastornos neurológicos, estrés, ansiedad, alteraciones de la ATM, vista i audición, estreñimiento, úlceras, inmunodeficiencia, disfunciones metabólicas, asma, alergias, compresiones vertebrales, insomnio, síndrome de fatiga crónica, fibromialgia, estrés post-traumático…

Durante el embarazo el terapeuta, puede colaborar para una organización más saludable del cuerpo de la futura mamá, por todos los cambios que tendrán lugar durante los meses de gestación, preparándose física y emocionalmente para el momento del parto y el puerperio.

Para los recién nacidos y sus primeros años de vida, craneosacral biodinámico les ayuda a autorregularse en este cambio de etapa de su desarrollo. En este ámbito también son numerosas las condiciones que se benefician de la técnica:

otitis, cólicos, estreñimiento, insomnio, llanto inconsolable, agitación, hipersensibilidad, apatía-disociación, regurgitaciones, asimetrías, plagiocefalia, tortícolis congénita, dificultades en lactancia materna o en la alimentación, trastornos del sueño o dificultades con las transiciones

En niños y adolescentes, si aparecen alteraciones visuales o auditivas, problemas con la lecto escritura, alergias, déficit de atención o hiperactividad, asimetrías pélvicas, temas odontológicos, entre otros

La persona puede experimentar diferentes sensaciones durante la sesión, en general sobreviene un profundo sentimiento de relajación, paz y bienestar. En ocasiones la persona adquiere cierto entendimiento de su proceso vital, no siendo este el objeto mismo de la sesión, si no como un impulso natural que le aporta claridad y conciencia.

Biodinámica Craneosacral, es una aproximación holística al ser humano. Considera a la persona íntegramente tanto en los aspectos físico, emocional, mental y espiritual; acompañándole hacia un estado armónico para funcionar en su pleno potencial.