La Terapia Biodinámica Craneosacral para bebés, niños y familias

La Terapia Biodinámica Craneosacral es un sistema terapéutico corporal muy sutil, no invasivo y delicado, siendo en la actualidad una técnica de prevención, diagnóstico y tratamiento en sí misma y en constante evolución. A través de las manos del terapeuta, se accede al sistema Craneosacral, que está en íntima relación con los sistemas nervioso, músculo esquelético, endocrino, vascular y respiratorio. Es una técnica efectiva para mantener y aumentar el contacto con la Salud inherente, al estimular los movimientos de los sistemas de fluidos que discurren por el cuerpo, nutriendo de esta manera el cerebro y todo el sistema nervioso.

Biodinámica Cráneosacral es tan suave que tu bebé puede ser tratado con ella.

Este tratamiento, por sus características, es apropiado para bebés y niños y pueden recibirlo en brazos de sus padres, mamando, jugando sobre la alfombra o en la camilla. Durante la sesión se realizan toques en el cuerpo de forma suave y sutil. Tan sutil y liviano como lo que pesa una moneda de 20 centavos, como papeles de celofán sobre el cuerpo del bebé. La familia está presente, preferiblemente mamá y papá, introduciendo también algún contacto integrador con ellos como cuidadores principales.

Para los recién nacidos y sus primeros años de vida, la Biodinámica Craneosacral les ayuda a autorregularse. En este ámbito también son numerosas las condiciones que se benefician de la técnica: cólicos, estreñimiento, insomnio, llanto inconsolable, agitación, hipersensibilidad, apatía-disociación, regurgitaciones, asimetrías, dificultades en lactancia o en el vínculo, ayudar a integrar experiencias traumáticas del nacimiento.

En niños si aparecen problemas con: lecto escritura, alergias, déficit de atención o hiperactividad, temas odontológicos, timidez, ansiedad…

A menudo durante las sesiones, el bebé o el niño recupera las fuerzas inherentes de salud que no estaban disponibles y nos cuentan su historia de nacimiento o algún otro tema relevante en su proceso. Esto lo hacen con movimientos, gestos o llanto. Como terapeutas facilitamos apoyo y recursos tanto al bebé como a los padres, que también colaboran para establecer un vínculo aún más seguro y saludable. ¡El cambio es notable!

El tratamiento craneosacral biodinámico aplicado en los bebés que nacieron con algún tipo de intervención o prematuros, les ayuda a restaurar el orden y el equilibrio facilitando los movimientos del cuerpo, mejorando la circulación de fluidos, favoreciendo la flexibilidad muscular, la de los huesos, la de los órganos internos y eliminando muchas de las causas de irritación nerviosa.

Encontramos que muchos de estos bebés muestran signos de sufrir tensión y trauma. A muchos de ellos les resulta doloroso cualquier tipo de contacto porque les recuerda situaciones angustiosas que aún contienen en lo profundo de su sistema. En estos casos, lo primero que debemos hacer es crear las condiciones para que el sistema pueda desplegar su potencia. La terapia craneosacral biodinámica es una técnica ideal para disolver los efectos negativos del estrés, siendo de gran ayuda para el sistema nervioso autónomo.

Son un gran número de trastornos los que se ven beneficiados con la Biodinámica Craneosacral, ya que apoyamos la capacidad inherente del complejo sistema cuerpo-mente-espíritu para que despliegue su potencia que por algún motivo de su historia de vida, quedó inerte y atrapado.

Manam y Jordi Puertas

Terapeutas y profesores del Instituto de Biodinámica Craneosacral de Chile.